LA SOLEDAD

children-f62bb2e6-a11b-4d13-a230-7228ff61c14b

¿A qué no sabes explicarme

qué es la soledad?

¡No te agobies!

Lo que te pasa es muy normal:

la soledad no se explica,

se siente.

Se siente un poquito en los ojos,

que a veces lagrimean…

Los labios envidiosos

y la boca

gimotean

sin que podamos dar

un porqué o un para qué.

 

Se siente también,

la soledad,

en la palma  de las manos,

que no saben muy bien

qué hacer sin acariciar

a otra persona

o a otro animal

-las personas somos,

en el fondo,

animales más grandes

y menos confiados

que las lindas mascotas-

 

La soledad sabe a lo que no nos gusta.

A mí, me sabe cuando llega

a espinacas con ajo,

a apio o a aguacate.

Da igual que la adornemos

con serpentinas de silencio,

que no digamos

“sí, tengo la soledad

enganchada en la garganta”

porque la soledad,

la buena

(o la mala, según se mire)

se nos nota en el gesto

y en la cara.

 

Miras a tu alrededor

y no ves a nadie

sonreírte

-o fastidiándote,

que en horas de soledad

hasta el fastidio se agradece-

Y piensas que, por algo extraño,

todo el mundo se ha ido,

misteriosamente,

a la otra punta del planeta,

a un desierto que no conoces,

al fondo secreto de un lejano océano…

¡Y SE HAN OLVIDADO DE AVISARTE!

Cuando la soledad

juega de repente con nosotros ,

no deberíamos olvidar

que nos tenemos

a nosotros mismos

y que es cuestión de minutos…

¡LA SOLEDAD SE CANSA PRONTO

Y SE LARGA,

LLEVANDO LA TRISTEZA DE VIAJE

POR CUALQUIER LUGAR DEL MUNDO!

(¡te lo juro!)

Anuncios

3 pensamientos en “LA SOLEDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s